Brochas, manos, esponjas…¿cómo me maquillo?

En el mundo del maquillaje cada día son más y más las herramientas que encontramos en el mercado, que nos ayudan y facilitan el uso y la aplicación de los diferentes productos, pero también nos hacen dudar a la hora de elegir entre uno u otro.

Muchas chicas se preguntan: ¿qué debo utilizar para maquillarme? ¿Será mejor el uso de la brocha o mis manos? ó ¿tendré una mejor cobertura de mi base, usando una esponja tradicional o una de silicona?

Todos los métodos para aplicar una base son totalmente correctos, siempre y cuando tengas clara la diferencia entre ellos, y optes por el que más te conviene en ese momento, o por el que más se adapta a tus necesidades.

cuando-usar-brochas-y-esponjas-de-maquillaje

Si quieres aplicar la base de maquillaje con los dedos, la forma correcta es colocando una porción sobre la parte posterior de la palma de tu mano y sólo debes usar una cantidad en proporción al tamaño de una moneda de diez céntimos.

Utiliza tu dedo medio para recoger una pequeña cantidad del producto y aplica un punto en las mejillas, la frente, por el puente de la nariz, la barbilla. Esto te ayudará a extender el producto de manera uniforme. Seguidamente, desliza todo el producto por el rostro suavemente, debes aplicarla suave y con movimientos ascendentes y hacia afuera (de nariz hacia orejas).

Si aplicas la base con una brocha, la ventaja es que vas a usar la mitad de producto que utilizarías aplicándola con los dedos. La brocha está diseñada para recoger la cantidad necesaria para que la disperses uniformemente. Lo parecido entre usar los dedos y una brocha está en los puntos a aplicar, debes colocar la base en cada mejilla, en la frente, debajo del puente de la nariz y en la barbilla. Seguidamente barre de la nariz hacia arriba y hacia atrás con el cepillo para una cobertura completa y para mezclar vas a utilizar las puntas de las cerdas de la brocha.

Otras herramientas muy utilizadas para la aplicación de la base son las esponjas, estas pueden crear diferentes acabados en función de cómo se utilizan, con algunas curvas y puntos que se adaptan más a tu cara que otros y utilizándola de la forma correcta lograrás un acabado excelente sobre tu rostro.

Seguro que conoces la famosa beauty blender o alguna de sus imitaciones. Son esponjas muy suaves acabadas en punta, lo que resulta perfecto para maquillar las aletas de la nariz, el contorno de los ojos, etc…Estas esponjas hay que humedecerlas antes de utilizarlas, y verás que al mojarla se hace más grande. Ahora es cuando está lista para su uso. Pones un poquito de maquillaje en tu mano, y vas mojando con la punta de la esponja.

En el mercado también puedes encontrar las esponjas de maquillaje de silicona, que han sido las últimas en salir. Está hecha de silicona, como su nombre indica y es ideal para la aplicación de la base de maquillaje. En un principio eran transparentes, y ahora ya podemos encontrarlas en cualquier color. Tienen una forma ovalada y son planas y bastante finas, por lo que se mueven sobre la piel con mucha facilidad, aplicando el maquillaje con poco desperdicio, es más fácil de lavar o tratar que una esponja tradicional. Al igual que con la esponja normal, pones un poquito de base en la mano, y vas mojando con la esponja de silicona.

Ya tienes una visión más clara de qué herramienta puedes usar para aplicar tu base, solo debes probar para saber cuál es la que mejor se adapta a tu estilo.

Y como en la mayoría de las cosas de belleza, todo se reduce a la preferencia.

Te dejamos un vídeo dónde puedes ver lo que te acabamos de explicar:

VÍDEO

Si quieres estar al día en el mundo de la cosmética, déjanos tu mail:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *